IMPRIME ESTA PÁGINA O BAJA EL ARCHIVO DE WORD EMOCIONAL.DOC (RECOMENDADO)

CONDUCTA EMOCIONAL SU MOTIVACIÓN CONSCIENTE

E INCONSCIENTE SU APRENDIZAJE

   

1. AFECTIVIDAD FUNDAMENTAL

 

Se define la afectividad como:

 

-         Capacidad para los afectos y sentimientos poco profundos.

 

-         Disposición para recibir estimulos, experiericias y reacciones afectivas.

 

-         Estados subjetivos que alteran las funciones psíquicas y pueden provocar repercusiones orgánicas.

 

-         Disposición innata, inconsciente, temperamental.

 

Según estas diversas definiciones podemos llegar a concluir que la afectividad es:

 

"La c~pacidad innata e inconsciente para experimentar senti­mientos y emociones al recibir los estímulos".

 

Esta capacidad es lo que suele llamarse "afectividad fundamental", que se diferencia de las tres situaciones afectivas básicas:

 

a)       Emoción:

 

Se la define como:

 

"Fenómeno afectivo que se caracteriza por aparecer en forma brusca, ser intenso, depender de los centros diencefálicos e impli­car manifestaciones de índole vegetativa con repercusiones glandu­lares, musculares y viscerales".

 

b)         Sentimiento:

 

Definido como:

 

"Estado afectivo duradero ~ de moderada itteusidad"

 

e)         Pasión:

 

Definida así:

 

"Expresión emotiva intensa, incontrolada y 9ermanente, que monopoliza el psiquismo del sujeto encauzándolo obsesivamente hacia una meta determinada".

 

La afectividad se caracteriza por:

 

1.    El predominio de la reacción afectiva sobre la percepción y el pensamiento.

 

2.    La inhibición de las funciones conscientes.

 

3.         Dirigir el pensamiento, las tendencias y el querer hacia objetivos determinados.

 

4.         Oscilar entre dos polos: lo agradable - lo desagradable.

 

La afectividad fundamental sufre variaciones dando lugar a emociones y pasiones

 

II. La Emoción

 

Señalamos anteriormente que la emoción es: "Un fenómeno afectivo que se caracteriza por aparecer en forma brusca, ser intenso, depender de los centros diencefálicos e implicar manifestaciones de índole vegetativa con repercusiones glandulares, musculares y viscerales".

 

Este fenómeno afectivo se produce como una reacción de excitación frente a estímulos. La excitación emotiva altera no sólo la afectividad, sino también la conducta y el funcionamiento fi­siológico del organismo.

 

Los cambios más importantes que se presentan durante la emoción son:

 

-      Aceleración de los latidos del corazón y del pulso.

-         Constricción de las arterias del abdomen.

-         Elevación de la presión sanguínea.

-         Enrojecimiento de la piel.

-         Rápida conversión del azúcar en energía.

-         Secreción de adrenalina por las glándulas suprarrenales que acelera el ritmo cardíaco y pre­dispone para la acción.

-         Cambio en la velocidad y profundidad de la respiración de acuerdo a la intensidad, dura­ción y conducta corporal de la situación emocional. La respiración podrá ser difícil: inha­lación de aire brusca o un jadeo rápido, o se acelerará y será más profunda.

-         Interrupción de la función digestiva y de la secreción salival: se seca la boca.

-     Las funciones excretoras se alteran: en unos casos se interrumpen y en otros se hacen más frecuentes.

-         Aumenta la sudoración, como producto del esfuerzo muscular.

-         Dilatación de la pupila.

-         Pérdida más o menos profunda del control mental.

-         Descontrol de la conducta.

-         Alteraciones faciales: contracción descontrolada de músculos.

 

 

Teorías de la emoción:

La base fisiológica de la emoción no está aun clara, porque los investigadores no han logrado determinar el funcionamiento exacto de la misma.

 

De acuerdo a la evolución científica se han elaborado diversas teorías de las que señalaremos tres:

 

-     Teoría de James-Lange.

 

-     Teoría de Cannon y Bard.

 

-     Teoría de Arnold y Lindsley.

 

De ellas se considera más aceptable la de Arnoid y Lindsley.

 

III. CONDUCTAS EMOCIONALES CONGÉNITAS

 

El niño no nace con emociones diferenciadas, sino con disposiciones genéticas que a lo largo del proceso de maduración se van desarrollando en emociones definidas y especializadas.

 

Se considera que las emociones son pautas de conducta innatas relacionadas con los instin­tos. Pero son distintas de los instintos puesto que no son tan rígidas como ellos, variando de indi­viduo a individuo y con las diversas culturas. Por lo tanto, la expresión facial de la emoción, el llanto, la risa y ciertas actitudes corporales son innatas; mientras que las formas de manifestar las emociones son aprendidas.

 

Según Bridges y Wallon se dan tres fases en el desarrollo emocional:

 

l~  Predominio del plano visceral de la sensibilidad: de 1 a 6 meses.

 

De 1 a 3 meses el niño experimenta emociones globales que siguen el esquema:

 

displacer-excitación-placer.

A los 6 meses aparecen las reacciones de miedo, cólera y amor.

 

20  Predominio del plano propioceptivo de la sensibilidad: 6 meses a 1 año

 

De 6 meses a 1 año de edad, el niño se va desligando de su madre y aumenta el inte­rés por el mundo. Entran en acción los músculos y reflejos posturales y de equilibrio que dan origen a nuevas emociones.

 

3 a  Predominio del plano exteroceptivo de la sensibilidad:

 

A partir del año de vida se inicia el proceso de socialización y vinculación al mun­do. La imitación desempeña un papel importante. Aparecen las siguientes emociones:

celos, envidia, alegría, simpatía, tristeza.

 

 

 

El aprendizaje de las emociones:

 

Conforme va creciendo el niño aprende a manifestar sus emociones. No aprende emociones nuevas, sino a supeditar las emociones elementales de miedo, furor y amQr, a estímulos nuevos y a~tiñ.ciales.

 

~1ediante este aprendizaje emocional, estímulos inicialmente indiferentes se convierten en emociones. Se da el fenómeno llamado condicionamiento.

 

La educación afectiva que proporciona el hogar y cada uno de sus integrantes, es muy impor­tante en el desarrollo de una adecuada conducta emotiva en el niño.

 

Hay muchas conductas deseables e indeseables que dependen de la conducta de 105 padres. Como ejemplos podemos mencionar: el niño que consigue todo a fuerza de lloros y pataleos, en su vida posterior se verá en dificultades para superar la frustración; el niño que por excesiva insis­tencia en la hombría o en el machismo no sabe ser respetuoso y comprensivo con los demás; el ni­ño que se asusta ante la vista de ciertos animales o ante la muerte porque lo ha visto en su hogar.

 

 

Los principales factores de aprendizaje emotivo son:

 

a)    La experiencia del dolor y del placer:

 

Estas experiencias crean en el hombre la memoria emocional. Por ejemplo: la per­sona mordida por un perro, teme a los perros; un alumno con bajas calificaciones en una materia, teme a la materia y al profesor.

 

Sin embargo, estas experiencias emocionales ayudan a una mejor adaptación y protección del individuo cuando son superadas positivamente.

 

b)  El factor colectivo:

 

Ayuda a internalizar ideas, situaciones, cosas y personas que emocionan a la colec­tividad.

 

El niño imita las actuaciones de los grupos a que pertenece: familia, escuela, club, amigos, y termina identificando su conducta con la de ellos. Por ejemplo: la emoción de pánico ante un temblor se extiende rápidamente entre el alumnado de un colegio y de acuerdo con la reacción de quienes lo sintieron será el aprendizaje de todo el grupo.

 

c)    La transferencia:

 

Lleva a reproducir las mismas emociones frente a situaciones y objetos similares.

 

Ejemplo:         el amor a la novia, poco a poco se hace extensivo a sus familiares; el

Alumno que tiene un problema con un profesor y reacciona con antipatía hacia todos los profesores diciendo que son iguales.

 

d)  La proyección:

 

Desplaza los estados emotivos adquiridos, hacia objetos nuevos más distantes. El niño pequeño, por ejemplo, sólo tiene miedo ante objetos físicos concretos; pos­teriormente lo desplaza a la oscuridad.

 

e)      El pensamiento:

Trae a la memoria recuerdos de hechos, situaciones y personas que han supuesto emociones, y por transferencia, proyección o simple recuerdo es fuente de nuevas emo­ciones.

 

Por ejemplo, el recordar la muerte de un ser querido puede producir la emo­ción de dolor con toda intensidad hasta llegar a derramar lágrimas.

 

Iv. CONFLICTOS Y FRUSTRACIONES

 

La conducta tiene su génesis en necesidades, deseos y decisiones. No surge de la nada. Las motivaciones despiertan y orientan las conductas hacia metas definidas que pueden ser interme­dias y finales.

 

Cuando se alcanzan las metas se habla de éxito.

 

El éxito facilita los esfuerzos, eleva el nivel de aspiraciones, incrementa la autoestimación y la iniciativa.

 

El fracaso se produce cuando una necesidad o el logro de una meta es obstaculizado porfac­lores de cualquier tipo. La vivencia del fracaso se llama frustración.

 

 

Frustración:

 

Es:

"El estado de un organismo motivado cuando se Interrumpe su conducta hacía una meta".

 

Para que se produzca la frustración es necesario:

 

1.    Que exista una privación, es decir, que esté presente un impulso para lograr algo que no se tiene.

 

2.    Que exista un impedimento, algún tipo de interferencia que impida la gratificación o la realización de la acción.

 

El impedimento puede ser producido por:

 

a)    La introducción de barreras físicas entre el organismo y la meta.

 

b)      La eliminación de las claves de dirección, es decir, retirando el estimulo que sustenta la conducta hacia la meta.

 

c)    La provocación de respuestas incompatibles, es decir, por conflicto entre tendencias de acción, metas o motivos.

 

Principales fuentes de Frustración

 

          1 Inadecuación Interior-exterior.'

 

Inadecuación que tiene su origen en excesiva exigencias del individuo al ambiente, o por el contrario, una excesiva demanda ambiental que el individuo no puede satisfacer.

 

 

2  Crisis del desarrollo:

 

A lo largo de la vida se producen situaciones de crisis que producen frustración. Entre ellas se encuentran: la restricción de la actividad infantil; el destete; la enseñanza de hábitos higiénicos; la pérdida del amor, de la seguridad o del apoyo; dificultades eco­nómicas en la vida adulta; la muerte de seres queridos.

 

3  Situaciones que amenazan la autoestima o la integridad:

 

No todas las situaciones difíciles producen frustración, solamente las que implican  una amenaza para el yo o una defensa de la autoestima e integridad como persona.

 

Conflicto:

 

El conflicto es:

 

"Un estado de tensión Incrementada que se caracteriza por vacilación y duda, fatiga e incluso bloqueo, provocado por dos motivaciones o necesidades de Igual intensidad, ante las cuales el sujeto debe elegir por seguir una y dejar la otra

 

En el conflicto las dos tendencias de acción son incompatibles: el seguir una impide la realización de la otra.

 

Los conflictos pueden ser de tres tipos:

 

A.         Acercamiento - acercamiento: Dualidad en la que las dos situaciones atraen.

 

B.         Evitación - evitación: Dualidad en la que las dos situaciones son igualmente indesea­bles y producen aversión.

c.     Acercamiento - evitación: Dualidad producida por el deseo y la aversión de una mis­ma tendencia.

 

Consecuencias de los estados de conflicto y frustración:

 

Tanto la frustración como el conflicto provocan estados emocionales caracterizados por:

 

- angustia y ansiedad

- inseguridad e indecisión

- excitación e irritabilidad

- resentimiento

- generalización de la angustia

- actitud de huida

- agresividad

-        neurosis

 

 

No todos los estados producen estos síntomas con la misma intensidad. Esta depende del gra­do de amenaza que suponen para el yo del individuo la frustración y el conflicto.

 

Junto a estas consecuencias negativas, existen otras positivas: se aprende a evitar ciertas si­tuaciones y estimulan la productividad y el esfuerzo.

 

 

Frustración y agresividad:

Una reacción frecuente ante la imposibilidad de lograr una meta, es la conducta agresiva ca­racterizada por el enojo y el ataque.

 

La intensidad de la agresividad depende:

 

a.     de la fuerza de la instigación.

 

b.     del grado de interferencia con la respuesta frustrada.

 

c.     de la frecuencia con que se interrumpen las secuencias de respuesta.

 

La agresión puede dirigirse hacia el agente frustrante, o volverla contra objetos, personas o contra sí mismo.

 

 

VI.  STRESS Y STRESSORES

 

Se define el stress como:

 

"El estado del organismo en cualquier situación en que perci­be que su bienestar o equilibrio está en peligro y que debe dedicar todas sus energías a su protección".

 

Es un estado de reacción del organismo que como consecuencia de la interacción entre el in­dividuo y el ambiente, percibe una amenaza y no encuentra una respuesta normal de ajuste.

 

Las reacciones al stress son de dos tipos:

 

- Fisiológicas:

 

Se desarrollan en tres fases:

Primera Fase: descarga de adrenalina, aceleración del ritmo cardiaco, disminu­ción de la temperatura y del tono muscular, anemia, acidez, como reacción a la alarma.

 

Segunda fase: hiperactividad de las glándulas suprarrenales en su corteza que producen un aumento de la virilidad y de la resistencia.

 

Tercera fase: agotamiento.

 

- Psicológicas:

 

-       emoción con las consecuencias que ello supone.

-       sentimiento de congoja, ansiedad y tensión. La tensión va acompañada de dete­rioro en la ejecución, el juicio y las relaciones, rigidez de respuesta, irritabilidad.

-       conducta defensiva, que en la fase de agotamiento físico se caracteriza por el retraimiento, la represión amnésica, respuestas disociativas, y psicosis cuando la situación de stress es muy prolongada.

 

Las condiciones que provocan stress, o stressores, son todas aquellas que perturban la ho­meóstasis fisiológica o amenazan la integridad del yo, tanto por déficit como por exceso. Entre ellas se encuentran:

 

1.       La ruptura del equilibrio fisiológico: temperaturas muy altas, sueño drogas...

2. Estímulos desagradables o dolorosos: choque eléctrico, sonidos fuertes.

3. Presiones: críticas, molestias

4. Fracasos: imposición de tareas imposibles de realizar.

5. Conflictos sociales.

6. Situaciones que amenazan la seguridad: incertidumbres, amenazas de muerte

 

El que un hecho o acontecimiento, sea o no factor de stress depende de la interpretación y evaluación perceptual que de él haga el sujeto.

 

Entre los factores psicológicos más frecuentes, causantes de estas enfermedades, se en­cuentran: angustia, dependencias, temor ante amenazas, agresividad, hostilidad, stress emo­cional, preocupaciones, fracasos, disputas, sentimientos de culpa, hipersensibilidad, perfec­cionismo, falta de confianza.